Carretera de la Baie James

El proyecto de toda una vida

“Los que vivieron esta experiencia no la olvidarán jamás. Fue difícil pero valorizador. Excedimos nuestros límites. Para muchos de nosotros, nuestro conocimiento sobre la vida en el bosque y la naturaleza tan densa era muy limitado”

Jean-Claude Therrien, Vicepresidente de Ingeniería e Infraestructuras de Transporte.

En la primavera de 1971 se lanzó el proyecto más imponente nunca antes realizado en Quebec: la explotación del potencial hidroeléctrico de la Baie James, que consistió en construir un complejo de ocho centrales en el Gran Norte quebequense. El proyecto contemplaba acondicionar una carretera de varios centenares de kilómetros en un territorio con un acceso difícil, para transportar todos los equipos y materiales necesarios para realizar este impresionante mandato: un enorme desafío que los ingenieros de Dessau supieron enfrentar con brío.

En el verano de 1971, los ingenieros de Dessau, transportados en hidroavión, se instalaron en Matagami y establecieron allí el cuartel general de esta ambiciosa operación. Todo estaba por hacer: estudio de suelos, validación de los trazados, organización de la logística y desbrozado de bosques parar dar cabida a una carretera y abrir así el paso al desarrollo hidroeléctrico de la Baie James.

Otras fotos

En invierno de ese mismo año, cuando la carretera empezó a trazarse, se organizó el transporte de materiales, de la maquinaria pesada y de las viviendas portátiles. Para respetar el trazado de la carretera hubo que cruzar ríos. Los profesionales de Dessau construyeron puentes de hielo, una técnica que consiste en colocar capas sucesivas de troncos en el río helado y regar cada capa con agua bombeada del río. Todos los equipos debían estar en el sitio antes de que esos puentes se derritieran. Esos puentes son los precursores de los once grandes puentes que se encuentran en la carretera de la Baie James.

Esta vía de comunicación que une la ciudad de Matagami con la desembocadura del río La Grande, diseñada y supervisada por los expertos de Dessau, posee una longitud de 450 millas (725 km), un ancho de 44 pies (13 m) y puede resistir cargas de 500 toneladas. Esta carretera se construyó finalmente en 450 días, una hazaña sin precedentes en ingeniería, lo cual permitió entregar el proyecto un año antes de lo previsto. Además de construir esta carretera, Dessau participó igualmente en la construcción de los aeropuertos de Matagami y de La Grande así como en el acondicionamiento de 11 pistas de aterrizaje temporales.

Cuando culminó la carretera, Dessau se implicó en el diseño y supervisión de 7000 km de líneas de transporte de energía de alta tensión. Estas líneas unen la obra hidroeléctrica de la Baie James con las grandes regiones de Quebec en distancias de más de 1000 km.

La participación en un proyecto de tal envergadura permitió a Dessau consolidar su pericia y exportar su saber-hacer a escala internacional.